Buscar
  • Dr Mario Spennato

Hablemos de Fibrilación Auricular

¿Alguna vez escuchaste este término?


La fibrilación auricular es un ritmo cardiaco irregular y anormal. Esta condición normalmente causa latidos cardiacos muy rápidos.



Fibrilación Auricular


Es una enfermedad grave, ya que puede producir coágulos de sangre que pueden viajar desde el corazón hasta el cerebro y causarle un infarto cerebral.


Existen distintos tratamientos para esta enfermedad. La mayoría de los pacientes pueden llevar una vida sana y productiva después del tratamiento de la fibrilación auricular.


Cuando el ritmo cardiaco normal se pierde, se produce una arritmia. La fibrilación auricular es la arritmia más frecuente y se produce cuando en condiciones normales:

- La frecuencia cardiaca se eleva o baja.

- El ritmo cardiaco deja de ser regular.


Causas

En ocasiones, la fibrilación auricular aparece sin motivo aparente, pero otras veces sí hay un claro desencadenante. Éstas son las causas más comunes:

-Hipertensión

-Problemas cardiacos

-Enfermedades hormonales

- Desconocida. Cuando después de realizar las pruebas necesarias no se encuentra ninguna causa, la fibrilación auricular recibe el nombre de fibrilación auricular idiopática o de causa desconocida


Tipos

- Paroxística. Las crisis aparecen y desaparecen. Son de duración variable (de menos de un minuto a días). Es posible que una fibrilación auricular paroxística progrese a una permanente.

- Persistente y permanente. La fibrilación auricular es constante, sin que en ningún momento reaparezca el ritmo cardiaco normal (sinusal).

La fibrilación auricular no siempre provoca síntomas. De hecho, a veces se diagnostica por casualidad en una revisión rutinaria. Aun así, las molestias más comunes son: palpitaciones (latido rápido e irregular del corazón) y cansancio muy marcado al realizar las actividades cotidianas.


Diagnóstico: a través de estos estudios

Electrocardiograma. Holter. Ecocardiograma.


Mis recomendaciones para los pacientes con fibrilación auricular

1. Controlar la presión arterial

2. Moderar el consumo de alcohol

3. Reducir los estimulantes. (El café, el té o las bebidas azucaradas)

4. Dejar el tabaco

5. Ejercicio moderado


Fuente: Fundación del Corazón


Dr. Mario Spennato

Cardiólogo

MN 126340 - MP 551207

Lorenzo Lopez 882, Pilar.


¡Click acá para tener tu consulta conmigo!


6 vistas0 comentarios