Buscar
  • Dr Mario Spennato

30° a la mañana, 30° a la noche. El aire prendido en 24 grados, las 24 horas. El calor del verano vino con todo. Pero, ¿Sabías que puede traer consecuencias a nuestra salud?


¿Qué es un golpe de calor?

Cuando las temperaturas se mantienen muy altas durante varios días, los seres humanos pueden sufrir el llamado golpe de calor, que se caracteriza por elevada temperatura corporal (40 grados o más), piel seca y enrojecida, sudoración excesiva, mareos, náuseas o vómitos, estado de confusión o agitación, dolor de cabeza, calambres musculares, respiración agitada y frecuencia cardíaca acelerada.


Ante el calor ambiental, el organismo intenta compensar el aumento de temperatura eliminando agua a través de la transpiración. Los vasos sanguíneos periféricos se dilatan y la sangre se dirige hacia la piel, lo cual impone más esfuerzos al corazón, al mismo tiempo que disminuye la presión arterial, provocando mareos e, incluso, desmayos.


¿Qué causa un golpe de calor?

La actividad física extenuante, la escasa toma de agua, el exceso de ropa y la permanencia al sol pueden causar un golpe de calor en el verano. Algunas enfermedades crónicas, como la insuficiencia cardíaca y la obesidad, aumentan el riesgo de padecer un golpe de calor, así como también el uso de ciertos medicamentos (betabloqueantes, diuréticos, antidepresivos). Sin embargo, se recomienda que los pacientes cardíacos o hipertensos continúen tomando los fármacos indicados por el médico en los horarios habituales.


¿Qué puedo hacer para prevenir un golpe de calor?

Utilizá ropa holgada y liviana

Tomá alrededor de 3 litros de agua por día e ingerí comidas livianas.

Mantenete en lugares frescos y ventilados.

Es importante no permanecer dentro de un auto estacionado, aunque esté a la sombra.

Mojá la cabeza, cuello y axilas con agua fresca cuando sube la temperatura por encima de los valores habituales.

También es fundamental que los mayores de 65 años beban agua periódicamente, aunque no sientan sed, para reponer líquidos y también minerales.


Ante cualquier síntoma de golpe de calor, es preciso consultar al médico, ya que se trata de una emergencia que puede resultar fatal en algunos casos.

Fuente: WikiCardio


Dr. Mario Spennato

Cardiólogo

MN 126340-MP 551207

Lorenzo López 882, Pilar Centro.


Para turnos, envíame por WhatsApp al 1167679220 o hace click acá

7 visualizaciones0 comentarios
  • Dr Mario Spennato

Si bien ambas enfermedades comparten síntomas y a primer momento parece ser lo mismo, la realidad es que hay diferencias que nos pueden ayudar a saber distinguir.




Coronavirus: Síntomas

  • Fiebre mayor de 37,5°C

  • Dolor de cabeza

  • Dolor de garganta

  • Náuseas o vómitos

  • Dificultad respiratoria

  • Tos seca

  • Pérdida brusca de gusto u olfato


Dengue: Síntomas

  • Fiebre alta, más de 40°C

  • Dolor en músculos, huesos y articulaciones

  • Dolor de cabeza

  • Náuseas y vómitos

  • Dolor detrás de los ojos

  • Glándulas inflamadas

  • Erupción cutánea


En ambos casos, es necesario no automedicarse y acudir a un médico.

Fuente: Min Salud de la Nación


Dr. Mario Spennato

Cardiólogo

MN 126340-MP 551207

Lorenzo López 882, Pilar Centro.


Para turnos, envíame por WhatsApp al 1167679220 o hace click aquí


4 visualizaciones0 comentarios
  • Dr Mario Spennato


La EAP es un término utilizado para describir cuando las arterias fuera del corazón se encuentran bloqueadas. Sucede al acumularse placas de grasa y otras sustancias en las paredes de las arterias, lo que limita o detiene completamente el flujo de sangre rica en oxígeno a las extremidades.

La falta de circulación en las extremidades puede causar dolor al caminar y dañar la piel y músculos de los pies y piernas. La EAP también pone a las personas en riesgo de infarto o ataque cerebral.


¿Cuáles son las causas de esta enfermedad?

La enfermedad arterial periférica generalmente es causada por la aterosclerosis. En la aterosclerosis, se acumulan depósitos grasos (placas) en las paredes de las arterias, lo cual reduce el flujo sanguíneo.




Factores de riesgo de la EAP Los factores que aumentan el riesgo de padecer la enfermedad arterial periférica comprenden: - Tabaquismo - Diabetes - Obesidad - Presión arterial alta - Colesterol alto - Edad avanzada, en especial después de los 50 años de edad - Antecedentes familiares de enfermedad arterial periférica, enfermedad cardíaca o accidente cerebrovascular - Niveles altos de homocisteína

Síntomas Dolor muscular o calambres en caderas, muslos o pantorrillas que limitan la actividad. Dolor o calambres en las piernas que interrumpen el sueño Cambios en la textura y coloración de la piel. Disminución en la temperatura de uno de los pies Pobre crecimiento de uñas y vello en pies y piernas Llagas, ampollas o callos sospechosos y heridas que no cierran.

Tratamiento Después del diagnóstico, los médicos pueden recetar medicamentos, cambios en el estilo de vida y procedimientos como la angioplastia y la colocación de stent para abrir los vasos bloqueados. El tratamiento de la enfermedad arterial periférica tiene dos objetivos principales: 1. Controlar los síntomas, como el dolor de piernas, para que puedas retomar las actividades físicas. 2. Detener el avance de la aterosclerosis en todo el cuerpo para reducir el riesgo de tener un ataque cardíaco y un accidente cerebrovascular.


Las opciones de tratamiento pueden variar de acuerdo con cada paciente y pueden incluir diferentes terapias con el paso del tiempo. El médico determinará la mejor opción de tratamiento de acuerdo con la severidad de sus síntomas y el bloqueo de sus arterias.

Programa de ejercicios supervisados

Además de los medicamentos o la cirugía, el médico probablemente te indicará un programa de entrenamiento con ejercicios supervisado para aumentar la distancia que puedes caminar sin sentir dolor. El ejercicio periódico mejora los síntomas de la enfermedad arterial periférica de distintas maneras, por ejemplo, ayuda al cuerpo a usar el oxígeno de forma más eficaz.


Fuente: MayoClinic

3 visualizaciones0 comentarios