top of page
Buscar
  • Foto del escritorDr Mario Spennato

Comenzamos la semana del Día Mundial del Corazón



El día Miércoles 29 de septiembre, se celebra el Día del Corazón. Para ello, los médicos, sociedades y fundaciones se unen en esta campaña con el objetivo de Conectar los corazones.


Utilizar la tecnología y las redes para llegar con información a las personas es cuidar tu salud y la de ellos.

Día 1:

👉 ¿Sabías qué la enfermedad cardiovascular es la primera causa de muerte en todo el planeta?


Existen muchas causas para la enfermedad cardiovascular: desde el tabaquismo, la diabetes, la presión arterial alta y la obesidad, a la contaminación del aire o enfermedades menos comunes, como la enfermedad de Chagas y la amiloidosis cardiaca.


Para los 520 millones de personas que viven con enfermedades cardiovasculares, la pandemia de la COVID-19 fue muy desgastante. Han corrido más riesgo de desarrollar complicaciones si se contagiaban del virus. Por ello, muchas de ellas han tenido miedo de acudir a sus citas médicas rutinarias e incluso de buscar asistencia médica en situaciones de emergencia. Se han aislado de sus amigos y familiares


Por ello, con motivo del Día Mundial del Corazón, quiero que pienses en tu corazón para:

Conectar con tu ❤️

Conectar cada ❤️

Conectar a la gente con ❤️


Fuente: World Heart Federation


Dr. Mario Spennato

Cardiólogo

MN 126340-MP 551207

Lorenzo López 882, Pilar Centro.

4 visualizaciones0 comentarios
  • Foto del escritorDr Mario Spennato

También llamada Infección de válvulas cardíacas, es una infección que afecta la delgada capa de células que recubre el interior del corazón (endocardio).



Cuando este tejido se inflama, se produce una “endocarditis”.


La infección se produce cuando gérmenes provenientes de diversas partes del cuerpo (por ejemplo, piel, boca) se diseminan a través de la sangre y llegan al corazón. Allí, los microbios pueden afectar especialmente al endocardio que recubre las válvulas cardíacas, originando soplos.

Los gérmenes que más comúnmente producen endocarditis infecciosa son las bacterias, aunque otros microorganismos -como los hongos- también pueden generar una inflamación del endocardio.


Síntomas

Fiebre, Escalofríos, Sudoración nocturna, Debilidad, Cansancio, Sensación de falta de aire, Pies hinchados, Pérdida de peso.


Factores de Riesgo

Defectos cardíacos congénitos., Válvulas cardíacas alteradas congénitamente, Tener prótesis valvulares, Dispositivos intracardíacos o catéteres de diálisis permanentes, Uso de drogas endovenosas, endocarditis. Personas inmunodeprimidas.

Tratamiento

Antibióticos en altas dosis, generalmente por suero. A veces, cirugía cardíaca para reparar la válvula afectada o reemplazarla por una prótesis. Si la endocarditis compromete algún dispositivo cardíaco (marcapasos, desfibrilador, resincronizador) puede requerir su extracción.

Prevención

Mantener una adecuada higiene bucal. Consultar periódicamente al odontólogo. Evitar infecciones en la piel, piercings y tatuajes. Consultar tempranamente si aparece una infección en la boca, dentadura o piel, para evitar su diseminación.


Fuente: Wikicardio


Dr. Mario Spennato Cardiólogo MN 126340 - MP 551207 Lorenzo Lopez 882, Pilar.

43 visualizaciones0 comentarios

Las válvulas cardíacas son estructuras delgadas y flexibles que orientan en un solo sentido el paso de la sangre a través del corazón.


La edad avanzada, ciertas enfermedades congénitas, algunas infecciones (endocarditis) y la fiebre reumática pueden dañar las válvulas.


Por distintas causas, las válvulas cardíacas pueden presentar defectos en su apertura o en su cierre.



¿Qué sucede cuando no se abren correctamente?


Cuando las válvulas no se abren correctamente (estenosis valvular), se obstruye el paso normal de la sangre entre las cavidades del corazón. Cuando se cierran mal (insuficiencia valvular), la sangre fluye en dirección reversa. Ambas situaciones sobrecargan de trabajo al corazón, que termina dilatándose y fallando en su función de bomba impulsora de sangre.


Las válvulas pueden ser reparadas y, también, pueden ser reemplazadas por prótesis mecánicas o biológicas.

Imagen: WikiCardio


Con un examen de Ecocardiograma se puede diagnosticar.


¿Reparación o reemplazo de la válvula aórtica?

La decisión de reparar o reemplazar una válvula aórtica dañada depende de muchas cosas, incluidas:

  • La gravedad de tu enfermedad de la válvula aórtica

  • Tu edad y salud general

  • Si necesitas una cirugía cardíaca para corregir otro problema cardíaco además de la enfermedad de la válvula aórtica, como la cirugía de baipás coronario para tratar la enfermedad de las arterias coronarias, para que ambas afecciones puedan tratarse a la vez

En general, la reparación de válvula cardiaca suele ser la primera opción porque se relaciona con un menor riesgo de infección, conserva la fuerza y la función de la válvula y reduce la necesidad de tomar medicamentos anticoagulantes por el resto de tu vida, lo cual puede ser necesario con ciertos tipos de reemplazo de válvulas.


Sin embargo, la mayoría de las válvulas no se pueden reparar, y la cirugía de reparación de válvula cardiaca con frecuencia es más difícil de realizar que el reemplazo de válvula. Tu mejor opción dependerá de tu situación individual, así como de la pericia y experiencia de tu equipo de atención médica.


La reparación de la válvula aórtica y el reemplazo de la válvula aórtica se pueden realizar mediante la cirugía tradicional a corazón abierto, que implica un corte (incisión) en el pecho, o mediante el uso de métodos mínimamente invasivos, que implican incisiones más pequeñas en el pecho o la inserción de un catéter en la pierna o el pecho (reemplazo de válvula aórtica transcatéter).


Tratamiento

El reemplazo valvular se efectúa generalmente a través de una cirugía cardíaca. Ésta se realiza con anestesia general en quirófanos dotados de tecnología adecuada, ya que durante una parte de la intervención es necesario detener el corazón, reemplazándolo transitoriamente por una bomba externa.


En casos excepcionales, especialmente seleccionados, puede efectuarse el reemplazo de la válvula aórtica a través de un catéter (implante percutáneo).


A la hora de reemplazar una válvula cardíaca, hay dos opciones: Válvulas mecánicas y válvulas biológicas.

A la hora de reemplazar una válvula cardíaca, existen dos opciones:


  • Válvulas mecánicas: son resistentes y duraderas. Como la sangre suele adherirse a las válvulas mecánicas, formando coágulos, los pacientes que tienen estas válvulas deben tomar fármacos anticoagulantes el resto de su vida.


  • Válvulas biológicas: están fabricadas con tejido animal (generalmente de cerdo) y son menos resistentes que las mecánicas. Los pacientes con válvulas biológicas no necesitan anticoagulantes, pero pueden requerir un cambio valvular cada 10 años. Como las válvulas biológicas se desgastan con mayor rapidez en los niños y adultos jóvenes, se emplean con mayor frecuencia en los ancianos.


Prevención

Antibióticos durante procedimientos odontológicos o urológicos para prevenir que se infecten las válvulas y se genere una endocarditis infecciosa.



Fuentes

WikiCardio: http://www.wikicardio.org.ar/wiki/Reemplazo_valvular#:~:text=El%20reemplazo%20valvular%20se%20efect%C3%BAa,transitoriamente%20por%20una%20bomba%20externa. MayoClinic: https://www.mayoclinic.org/es-es/tests-procedures/aortic-valve-repair-aortic-valve-replacement/about/pac-20385093


29 visualizaciones0 comentarios
bottom of page